Las mesas

El martes de la semana en la que se decretó el Estado de alarma y el confinamiento en nuestros hogares fui a comprar. Y no una compra ‘normal’, compré dos mesas, de estas plegables de resina que estaban de oferta. Dos grandes mesas para ponerlas en nuestro salón y llenarlas de gente y de vida, que tenemos espacio de sobra.

Las compré pensando en el día del Padre, por si venían nuestras familias y celebrábamos juntos ese día, o por si después de la Eucaristía venían los amigos a cenar a nuestra casa el sábado por la noche, o por si celebrábamos algún cumpleaños en casa…

Y me pasó algo así como lo que le pasó a la lechera; maquiné muchos planes en mi cabeza y el cántaro se me rompió cuando decretaron aislamiento total.

Evidentemente, en ese momento, y dada la crisis sanitaria mundial, lo de menos eran las mesas. Pero hoy, una semana después del anuncio del Estado de alarma, veo que esas mesas, que siguen embaladas y esperando en el cuartito de estar, significan mucho más. Esas mesas son nuestro deseo de hospitalidad, de acoger, del que ya hablamos en nuestra boda, y que ahora se ve huérfano. Esa hospitalidad que hemos visto en nuestra casa, cuando nuestros padres han abierto su hogar a los demás, o esa hospitalidad que hemos vivido en nuestra etapa universitaria, lejos de casa, o cuando hemos ido de peregrinación y nos han acogido sin esperar nada a cambio a miles de kilómetros de nuestro hogar.

Esas mesas plegadas, aguardando el momento de cumplir su función, representan nuestro deseo de volver a abrir nuestra casa a nuestros amigos y familiares. Nuestro deseo de llenar aún más de vida nuestro salón, de risas, de anécdotas, de cine, de juegos de mesa, de rica comida…

El día que esas mesas plegadas y embaladas se desprendan del film y los cartones haremos una fiesta. Y esperamos que sea más pronto que tarde.

Marcar como favorito enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Al dejar un comentario "Una historia de tres" recopila los datos que se muestran en el formulario de comentarios, así como tu dirección IP y la cadena de agentes del navegador para ayudar a la detección de spam. La finalidad de estos datos es únicamente mostrar su comentario en el sitio web, por ese motivo el comentario y sus metadatos se conservan indefinidamente. Puede contactar con nosotros en cualquier momento para solicitar la retirada o modificación de su comentario.