Cuando la gripe te alcanza

Esta semana he estado con una gripe muy fuerte. Frío, calor, malestar, todo el día en la cama, duchas de agua fría, etc. En una palabra: debilidad. Sin embargo, también ha sido un regalo de Dios. Pues hasta las enfermedades son una Palabra de Dios que dicen… ¡No vas a vivir para siempre!

Los novísimos

Los novísimos

Por supuesto, una gripe no es nada comparado con lo que nos espera a todos: enfermedad terminal, muerte, juicio, eternidad. Los llamados novísimos en la doctrina católica: eventos de nuestra vida en los que se pondrá a prueba nuestra Fe y nos prepararán para ir al encuentro de Aquel que nos ha amado hasta el extremo. La gripe no es grave, pero es sin duda un aviso que nos dice: no somos Dios, somos débiles y vamos a morir. Por eso… ¡Toma tu vida y la eternidad en peso!

¿Quieres saber más de los novísimos?
Visita la sección del curso católico dedicada a este tema: los novísimos.

Además, la gripe me ha proporcionado un buen descanso que he podido dedicar, entre otras cosas, a leer sobre temas importantes (ya traeré alguna reseña) y a rezar, que siempre tanta falta hace. Así pues, y aunque no se pasa bien, sólo puedo decir… ¡Bendito sea Dios por esta gripe!

Marcar como favorito enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Al dejar un comentario "Una historia de tres" recopila los datos que se muestran en el formulario de comentarios, así como tu dirección IP y la cadena de agentes del navegador para ayudar a la detección de spam. La finalidad de estos datos es únicamente mostrar su comentario en el sitio web, por ese motivo el comentario y sus metadatos se conservan indefinidamente. Puede contactar con nosotros en cualquier momento para solicitar la retirada o modificación de su comentario.