La gracia de rezar juntos

La oración es el oficio de todos los cristianos, y nos permite no tanto pedirle cosas a Dios, sino pedirle poder aceptar su Voluntad. Aunque, por supuesto, en ocasiones se puede hacer pesado o, al menos, a mí se me hace, pero… ¿Qué más da?

Desde mi experiencia es una bendición hacer Laudes, ir a visitar al Santísimo, practicar la oración continua, etc. Es Dios quien viene a mi encuentro a ayudarme. Por eso, muchos padres del desierto le rezaban diciendo únicamente: Señor Jesús, Hijo de David, ten compasión de mí, que soy pecador; hazme justicia contra mi adversario (Marcos 18, 3.13.38). Contra el maligno.

¡Rezar juntos!

¡Rezar juntos!

Y dentro de la oración que cada uno haga, una cosa que recomiendo por la buena experiencia que ha resultado ser, es rezar junto con tu pareja o cónyuge. Pues rezar juntos es realmente una maravilla. Y los que lo hacéis lo sabréis. En nuestro caso, rezamos por las noches antes de dormir, así:

  • Una oración introductoria breve. En ocasiones en lugar de esto hacemos vísperas o completas.
  • Leemos una lectura al azar de las Escrituras.
  • Cada uno comenta brevemente a qué le invita la lectura leída en su situación concreta, o en qué afecta a su vida y a su Fe.
  • Pedimos y damos gracias por todo a Dios, terminando las peticiones con un Padre Nuestro.
  • Nos damos la paz, por si hay algo que perdonar ese día; y terminamos con una oración final breve.
  • Y por último… ¡Ella le canta a la virgen, nuestra Madre!

Así pues, creo que rezar así (o de cualquier otra forma) es algo muy positivo, pues nos permite escuchar a Dios, poner sobre la mesa nuestra vida y nuestra forma de actuar, nos permite hablar y poner en común los temas relacionados con la Fe, nos da comunión y la posibilidad de pedir perdón o perdonar, etc. Es decir, poder orar juntos a Dios es… ¡Todo un lujo!

Y las parejas que nos leéis… ¿Rezáis juntos? ¿Cómo os ayuda? ¡Contadnos vuestra experiencia!

 

Marcar como favorito enlace permanente.

6 comentarios

  1. El día que tenga novio me encantaría rezar juntos así como vosotros!!! Conozco muchas parejas que rezan juntos todos los días (si no es de manera presencial es por llamada o videollamada) y veo que verdaderamente es una bendición para ellos y para discernir juntos las maravillas que Dios quiere hacer en sus vidas!

    • Saludos Verónica.

      Ese es sin duda uno de los mejores planes que podrás hacer con él.
      Esperamos que Dios te conceda un novio cristiano o una vocación pronto.

      La paz. Él.

  2. Mi novio y yo vivimos con 400 km de distancia. Cuando estamos juntos, rezamos el Rosario y adoramos al Santísimo en la capilla. Cuando estamos cada uno en un sitio, fijamos diariamente una hora para rezar el Rosario. Esa hora es sólo nuestra para la Madre.

    Gracias por vuestro testimonio.

    • Saludos Beatriz,

      Nos encanta que compartas tu experiencia con nosotros. Efectivamente, es una gracia poder vivir así la Fe. Y hoy en día con la tecnología la distancia se acorta, aunque sea sólo un poquito, facilitando estos temas.

      Esperamos volver a saber de ti por aquí 🙂
      La paz, El.

  3. Hermoso, gracias por su ejemplo. Estoy siguiendo clicktopray para las oraciones.

    • Saludos Irina,

      Muchas gracias por tu comentario. No conocíamos esa iniciativa, la investigaremos 🙂

      La paz. Él.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Al dejar un comentario "Una historia de tres" recopila los datos que se muestran en el formulario de comentarios, así como tu dirección IP y la cadena de agentes del navegador para ayudar a la detección de spam. La finalidad de estos datos es únicamente mostrar su comentario en el sitio web, por ese motivo el comentario y sus metadatos se conservan indefinidamente. Puede contactar con nosotros en cualquier momento para solicitar la retirada o modificación de su comentario.