El vídeo de nuestra boda

Cuando se habla del vídeo de la boda se suele referir a un pequeño tráiler de unos 3 o 4 minutos y uno más extenso de media hora o así con los momentos más destacados de ese día, empezando por la preparación de los novios y acabando en la fiesta. Sin embargo, además de todo esto, nosotros queríamos algo más, algo más significativo.

Recuerdo que una de las cosas que más cuesta arriba vimos en los preparativos, fue la elección del fotógrafo y videógrafo… ¡había taaanta oferta y tantos estilos! Fueron muchas las horas que invertimos en esto, muchas llamadas, muchos e-mails cruzados… Y es que teníamos en mente una petición un tanto especial.

Finalmente encontramos un tándem de profesionales que se ajustaron perfectamente a lo que nosotros buscábamos ¡y por el mismo precio!

Y os estaréis preguntando… ¿Qué era? Pues que grabaran toda la celebración, desde nuestra entrada en la Iglesia hasta el «Podéis ir en paz» y el canto final. Todo. Y con el preaviso de que iba a ser larga… casi 2 horas de ceremonia.

Como sabía que iba a ser pesado, tanto su grabación como su edición, les dije que podía ser con cámara fija y ya está, que no nos importaba, pero nos sorprendieron con un vídeo totalmente editado, que captó los detalles de toda la celebración que nos pareció preciosa

Y es que más allá del banquete, de los preparativos, del baile y demás, teníamos muy claro Qué era lo importante ese día, y no queríamos que quedara en el olvido, pues es un día con tantas emociones que es imposible, por desgracia, recordarlo todo.

Por eso, conscientes de la importancia del Sacramento, quisimos que se quedara inmortalizada la celebración en su totalidad. De este modo, podemos rememorar todas las lecturas, las moniciones que hicieron nuestros hermanos y amigos, los cantos que con tanto cariño prepararon, ver a toda la gente que nos acompañó en la celebración…

Y somos conscientes de que esto suena un poco friki, pero hemos dedicado algunas tardes, espaciadas en el tiempo, a ver toda la boda. Un pla-na-zo. Con palomitas incluidas y proyectando en la enorme pared de nuestro salón, como si fuera una película de estreno. Y cada vez que lo hemos hecho nos hemos emocionado, haciendo nuestras una vez más todas las promesas que ese día hicimos ante Dios y ante toda Su Iglesia.

Así que, a todos los que nos leáis y os vayáis a casar, considerad la grabación de la ceremonia. Para nosotros, pedir el vídeo de toda la celebración fue una de las mejores decisiones que tomamos en su día.

Marcar como favorito enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Al dejar un comentario "Una historia de tres" recopila los datos que se muestran en el formulario de comentarios, así como tu dirección IP y la cadena de agentes del navegador para ayudar a la detección de spam. La finalidad de estos datos es únicamente mostrar su comentario en el sitio web, por ese motivo el comentario y sus metadatos se conservan indefinidamente. Puede contactar con nosotros en cualquier momento para solicitar la retirada o modificación de su comentario.